¿Cómo responder cuando están en pleno berrinche? Te presentamos las mejores opciones para manejar una rabieta en tu hijo.

Las rabietas o berrinches suponen siempre un estrés para los padres. Aunque sabemos que siempre lo mejor es prevenir una rabieta, existen momentos donde tenemos que enfrentarnos a esta situación. Y qué mejor si sabemos como manejarla, teniendo distintas opciones a la mano.

Antes de brindarte las opciones, tienes que para poder aplicarlas, existe un requisito indispensable: mantener la calma. Si no puedes mantener la calma, lo mejor sería dejar la habitación hasta recobrarla. Es bueno ser sinceros, si como padre o madre no me encuentro calmado o calmada, ante una rabieta no voy a corregir, lo único que haré es desfogar mi cólera y frustración, pero no corregiré nada.

Ojo, si piensas que a través de gritos fuertes y castigos duros le dirás adiós a las rabietas, sería bueno que te enteres sobre el estrés tóxico, y lo que le podría generar a tu hijo. Sin más ni más, estas son las opciones más recomendables cuando se trata de hacerle frente a una rabieta:

1. Distraerlo

De preferencia con actividades que sean de mucho interés para el niño. Si tu niño empieza a hacer una rabieta para que le des el móvil, le puedes decir: “veo un niño llorando, creo que está enfermito, ahí viene la ambulancia uu uuuu uuu” y alzas a tu hijo, invitándolo a jugar. Este es uno de muchos ejemplos de distracción. 

2. Aléjalo de la tentación

Cuanto antes, es mejor que lo alejes del estímulo que genera el berrinche: A qué me refiero?, si tu niño hace una rabieta porque está en el supermercado y desea que le compres algo, mientras lo mantengas en el super, seguirá la tentación. Sácalo de ahí cuanto antes.

Si tu niño hace berrinche porque quiere que le des tu móvil, hazle entender hasta que le quede bien claro, que ya guardaste el móvil y ya no lo volverá a utilizar. Esto lo debes hacer de manera amable y respetuosa. Una vez que el niño que tenga bien claro que ya no podrá acceder al estímulo que desea, el llanto ya no será con el objetivo de conseguir el celular, sino será un llanto de resignación, y este termina más rápido. Siempre y cuando, repito, el padre o madre lo haga de manera amable y respetuosa, porque si le dice en el tono: Ya muchacho malcriado, No te voy a dar nada y si sigues así te va a caer. Definitivamente la rabieta se hará mucho más intensa ya que están echando leña al fuego.

3. Evita reforzar la rabieta

Evita que el niño consiga algo deseado, agradable con su berrinche. Si cada vez que el niño hace berrinche, se da cuenta que no consigue nada de lo que desea, rápidamente se dará cuenta que la mejor manera de obtener algo es con buenas conductas, ya que con las malas, nunca conseguirá algo. De lo contrario, si se le da lo que pide, entenderá que la mejor manera de obtener lo que desea, es a través de una rabieta.

Si logras corregirle, su llanto será de resignación. Este llanto se calma mucho más rápido.

¿Y si no se le pasa la rabieta?

Una vez aplicadas estas 3 opciones de manera consciente, es decir, analizando los momentos dónde como padres flaqueamos, y también hemos aplicado esto de manera constante, ya que no podemos esperar que a la primera que aplicamos estrategias nunca más intenten un berrinche. Recuerda que estamos cambiando un hábito.

¿Qué pasa si mi hijo puede estar media hora pataleando, golpeando y gritando? ¿Que hago si no se le pasa?

Te recomiendo asistir a un profesional. La verdad, siempre será mejor contratar los servicios de un profesional especialista ya que en este caso, pueden haber múltiples aspectos en el niño que puedan generar una sobre-activación cerebral, que a su vez impida que sus conductas en el berrinche o rabieta disminuyan.

Por: Guillermo Cieza. Especialista en conducta infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba