Durante al infancia es posible que se den situaciones de agresividad. Dichas conductas agresivas en los niños tienden a ser intencionadas que pueden causar daño psicológico o físico.

Algunas conductas como agredir, burlarse, ofender a otros niños, presentar rabietas, berrinches muy frecuentes o usar palabras inadecuadas para referirse a otras personas son parte de lo que se considera agresividad infantil. Cuando algunos niños persisten en su conducta agresiva y son incapaces de controlar sus emociones, pueden sentirse frustrados, sufren y reciben el rechazo de los demás.

El uso de la tecnología influye en las conductas agresivas de niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba