Si te interesa cómo estimular al máximo, el potencial intelectual y general de tu niño, quédate y aprende como criar un niño genio.

Empecemos por ponernos de acuerdo. Yo también quiero que mi hijo sea genio, pero no está demás saber algunas estrategias para estimular su potencial. Ahora sí, quédate y aprendamos un poquito más acerca de cómo criar hijos felices

En el estudio de los niños genio, tenemos 2 posturas muy interesantes.

Por un lado, tenemos aquella que propone que: todos, o al menos la gran mayoría, nacemos genios y es el sistema educativo lo que nos estupidiza.

Y por otro lado tenemos la postura, de que el genio nace, y pertenece a la escasa minoría.

Comencemos con la postura de:

EL GENIO NACE Y PERTENECE A LA ESCASA MINORÍA

Julian Stanley, un profesor en psicometría (la disciplina que trata de medir y cuantificar las variables psicológicas, de diferente tipo, puede ser de personalidad, inteligencia, etc), inicia un estudio que se prolongó por 45 años y que le permitió documentar el desarrollo de niños con habilidades especiales, con superdotación.

En la investigación incluyó a Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, Sergey Brin, uno de los fundadores de Google, y a la cantante estadounidense Lady Gaga.

Sus resultados contradicen las propuestas que sugieren que, un genio, que el desempeño de experto, se construye principalmente a través de la práctica, y que cualquiera puede llegar a la cima con un esfuerzo enfocado, durante un tiempo suficiente.

No obstante, afirma que, la estimulación cognitiva temprana tiene más efecto en el logro que la práctica, que el esfuerzo o factores ambientales como el estado socioeconómico. Para mayor información de este estudio pueden hacer clic aquí.

Ahora sigamos con la siguiente postura.

TODOS NACEMOS GENIOS, EL SISTEMA EDUCATIVO NOS ESTUPIDIZA

La NASA se puso en contacto con el Dr. George Land y Beth Jarman para desarrollar una prueba altamente especializada que les proporcionaría los medios para medir de manera efectiva el potencial creativo de los científicos e ingenieros de cohetes de la NASA. La prueba resultó ser muy exitosa para los propósitos de la NASA, pero los científicos se quedaron con algunas preguntas: ¿De dónde viene la creatividad? ¿Algunas personas nacen con él o se aprende? ¿O proviene de nuestra experiencia? Luego, los científicos le dieron la prueba a 1,600 niños de entre 4 y 5 años. Lo que encontraron los sorprendió.

La prueba analiza la capacidad de proponer ideas nuevas, diferentes e innovadoras a los problemas. ¿Qué porcentaje de esos niños creen que cayó en la categoría de genio de la imaginación? ¡Un 98 por ciento!
Los científicos estaban tan asombrados que decidieron hacer un estudio longitudinal y probaron a los
niños cinco años más tarde cuando tenían diez años. ¿El resultado? Solo el 30 por ciento de los niños ahora cayó en la categoría de genio de la imaginación. ¡Cuando los niños fueron evaluados a los 15 años, la cifra había bajado al 12 por ciento! ¿Y nosotros adultos? ¿Cuántos de nosotros todavía estamos en contacto con nuestro genio creativo después de años de ¿enseñanza? Lamentablemente, solo el 2 por ciento.

Según George Land, la pérdida de creatividad está vinculada al sistema educativo que provoca que el genio creativo innato acabe marchitándose con el tiempo. El hecho de generar ese miedo a pensar diferente, a realizar exámenes tipo test donde solo existe una respuesta fija, donde si te equivocas, eres un mal estudiante y muchas veces ridiculizado, hace que la imaginación y creatividad se disminuya. Porque ¿a quién le gusta ser visto como torpe, como el tonto?

No nos engañemos, muchos estudiantes, cada vez que se equivocan se sienten así, entonces es mejor no equivocarse y para ello, o mejor no participo y así evito el riesgo o me aprendo la respuesta correcta, dejando de lado el dejar volar mi imaginación buscando otras hipótesis. Tenemos estas 2 posturas muy interesantes. Pero Guillermo, con esto no ayudo a mi hijo, ¿qué puedo hacer para estimularlo y ayudarlo a
desarrollar su potencial?

Camilla Benbow, decana de educación y desarrollo humano de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee y otros investigadores de desarrollo de talentos ofrecen los siguientes consejos para alentar el logro y la felicidad de los niños. Continuamos:

Exponer a los niños a experiencias diversas

Esto es de suma importancia. Cada nueva experiencia en el niño genera una nueva conexión neuronal, y cada vez que se repite esta experiencia, crea más conexiones neuronales en las áreas involucradas en dicha actividad. Estas conexiones neuronales establecidas gracias a la repetición, es la base biológica, de la inteligencia, creatividad, de nuestras capacidades y destrezas. Por ejemplo, cuando el bebé, gatea por primera vez, crea nuevas conexiones cerebrales en áreas del cerebro involucradas en la actividad del gateo, como el pequeño, sigue y sigue gateando, fortalece estas conexiones neuronales, las cuales son el sustento biológico, de, en este caso, la destreza que tiene el bebe para gatear.

Es una explicación simplificada, pero así es cómo uno adquiere mayor destreza en una determinada actividad. En este caso en el gateo; también puede ser en el fútbol, básquet, matemáticas, etc. 

Ojo, no digo que todos podamos convertirnos en unos genios en aquello que practiquemos, pero que sí podemos mejorar considerablemente en aquello que practicamos, y si lo que practicamos, coincide con nuestras fortalezas, podría darse el caso de despertar la genialidad.

Otro argumento del por qué, exponerlos a una diversidad de experiencias, es muy importante, es que, de esta manera tendremos la oportunidad de saber, en qué área está el talento de nuestro hijo.

Si está encerrado la mayor parte de los días en casa, viendo TV, probablemente, no llegue a descubrir qué le apasiona, dónde está su genialidad, o si sólo le llevamos a una actividad, que podría ser fútbol o pintura, lo cual está bien, pero si sólo le damos experiencias limitadas, puede que, en esas actividades no estén sus fortalezas.

En resumen, cada nueva experiencia ayuda a tu niño a crear nuevas conexiones neuronales, es decir, a que su cerebro crezca, y cada vez que repite una determinada actividad, una determinada experiencia, está fortaleciendo, creando más conexiones neuronales, en áreas del cerebro involucradas en dicha actividad, lo cual es el sustento biológico de sus capacidades y destrezas en lo que sea, que suela practicar. 

Así mismo, mientras esté expuesto a más experiencias, tendrá más oportunidades de descubrir dónde está su talento y ser un potencial genio. Siguiente punto:

Cuando un niño exhibe fuertes intereses o talentos, brinda oportunidades para desarrollarlos:

Supongamos que has tomado en cuenta el punto 1 y has logrado detectar la o las fortalezas los talentos de tu niño, por favor, bríndale oportunidades para desarrollarlo. Si tu hijo ya presenta facilidad, destreza para una determinada actividad, y no tiene la oportunidad para practicarlo, siguiendo con la explicación anterior, pues no creará más conexiones neuronales en las áreas del cerebro involucradas en dicha actividad, por lo cual no lo perfeccionará y nunca, ni tú ni tu hijo sabrán hasta dónde pudo haber llegado en caso de haber tenido las facilidades para poder desarrollar sus fortalezas, sus talentos. Tip genio #3: Apoya las necesidades intelectuales y emocionales.

La naturaleza del niño es ser curioso, explorador, así que, si tu niño termina por desarmar el televisor o algún otro artefacto, lo peor que puedes hacer, es gritarle, ahí, tú mismo, tú misma serías quien le estaría mandando el mensaje que, está mal ser curioso, está mal descubrir, explorar, y tu hijo podría asociar PELIGRO, al hecho tan natural, que es explorar. Que no te sorprenda, si en poco tiempo, tu niño pierde el deseo de explorar, de investigar y también de crear.

Si a tu niño le ves desarmando algo, felicítalo, quiere decir que aún tiene iniciativa, tiene curiosidad, deseo de explorar, de descubrir y apoya esta NECESIDAD INTELECTUAL que tiene el genio interno de tu niño por descubrir.

En este caso te he mencionado la necesidad de explorar, armar y desarmar, pero hay muchas otras necesidades intelectuales que, en caso de estar atento, atenta a tu niño, podrás detectarlo y de esta manera poder apoyarlo.

Así mismo, como tu hijo es un ser integral, no sólo se trata de apoyar y satisfacer sus necesidades intelectuales, también hay necesidades emocionales que debes apoyar y satisfacer, puesto que, la satisfacción de estas necesidades emocionales, son la llave que permite abrir, liberar las potencialidades intelectuales.

A ver Guillermo, ¿me quieres decir que, si no satisfago las necesidades emocionales de mi hijo, éste no podrá desarrollar sus potencialidades intelectuales?

No es que no las desarrollará de ninguna manera, sino que, no las desarrollará al máximo, cosa que sí lo haría si, además de apoyar sus necesidades intelectuales, lo hicieras también con las emocionales.

Para muestra un botón, imagínate que tu niño tenga facilidad para actuar, para dramatizar, en casa, pueda hacer unas actuaciones increíbles, es el gracioso de la casa, pero que tenga miedo exponerse al público, y por ello no quiera salir a ninguna actuación. Pues no tiene confianza en sí mismo, tiene baja autoestima, etc. De no solucionarse esto, con el tiempo, es probable que ni como hobbie, emplee esta habilidad para dramatizar. 

Y ¿cuáles son esas necesidades emocionales que debo satisfacer en mi niño? Para no prolongar, te dejo un enlace en donde podrás saber qué necesidades emocionales debes satisfacer en el niño

Ahora sigamos.

No elogies la habilidad, si no el esfuerzo: un niño genio tiene “mentalidad de crecimiento”

Si frecuentemente alabas la habilidad que tiene tu niño, como podría ser su habilidad para jugar al fútbol, a medida que lo alabas, contribuyes a que asocie su bienestar al buen desempeño que tiene cada vez que juega fútbol, es decir, me siento bien cada vez que me alaban por jugar bien.

¿y qué pasará cuando no me alaban?

¿y qué pasará si uno o algunos días no juego bien?, ¿yo, niño, cómo me sentiré?

Además, el hecho de que me alaben por presentar una habilidad, no es garantía de que yo me sienta motivado para desarrollar y pulir esta habilidad, por lo cual, podría perderla.

Pero, ¿qué pasaría, si en vez de alabar la habilidad, alabaríamos el esfuerzo? Siguiendo, con el ejemplo anterior, si en vez de alabar al niño por su habilidad para jugar el fútbol, le felicitaríamos por haberse esforzado en dar lo mejor de sí cuando jugó, y así, en repetidas ocasiones le reforzaríamos con felicitaciones, con muestras de afecto, cada vez que se esfuerza. ¿qué creen que pasaría?

  • Que el niño aprendería a dar lo mejor de sí.
  • Que el resultado no influiría mucho en su autoestima, en su bienestar, porque a él no le interesa mucho los resultados, sino en dar lo mejor de sí; no obstante, en muchas oportunidades obtendrá buenos resultados, puesto que él, frecuentemente está motivado a hacer lo mejor que puede.
  • Día a día, irá puliendo su talento, porque, siempre está motivado para dar lo mejor de sí.

Hay muchas razones más para reforzar el esfuerzo en vez de la habilidad, pero las que te he mencionado, considero las más importantes.

Aliente a los niños a asumir riesgos intelectuales y a estar abiertos a los fracasos que los ayudan a aprender: críe un verdadero genio

Es muy común escuchar a los niños decir “No puedo”, incluso antes de intentar resolver, solucionar algo que para ellos constituye un reto. Si nosotros los padres, nos quedamos conformes con este NO PUEDO, día a día, nuestros niños irán internalizando esta creencia de imposibilidad, y no tardarán en emplear esta frase para muchos de los retos con los que se topen en el día a día.

Nosotros los padres, debemos estar preparados, capacitados, para saber alentar a nuestros niños a vencer los retos y no quedarse con la sensación de imposibilidad, y si ellos, a pesar de haberlo intentado, no lograron resolverlo, debemos guiarles para que sepan tolerar y aprender de sus errores y de esta manera, cada intento, sea un acercamiento al éxito y no algo que les bloquee y no les permita avanzar.

Trabaje con los maestros para satisfacer las necesidades de su hijo.

Hay niños con más habilidades que a menudo necesitan material más desafiante, apoyo adicional o la libertad de aprender a un ritmo diferente. Lamentablemente, a veces son confundidos con niños con hiperactividad.

Hay algunos o muchos niños en el aula, que se mueven frecuentemente de su sitio, que buscan el juego con otros niños, y no por malcriados o por mala conducta, sino que, rápidamente se aburren de lo que le hacen en clase, porque aprenden rápido o porque, eso, para ellos no constituye un reto, les aburre y buscan otras formas de entretenerse. 

En este tipo de casos, si los padres y docentes, no están preparados, para detectar estas habilidades diferentes, sobresalientes y además para saber guiarlas, es muy probable que fuercen al niño a encajar en un determinado molde y lejos de hacerle un bien, le estarían haciendo un mal.

Haga que se evalúen las habilidades de su hijo. 

No para etiquetarlo como el genio en “esto” o el deficiente en “aquello” 

Sino que, una evaluación, como podría ser, de las capacidades que tiene para el aprendizaje y otra, de emociones, a ti como padre o madre, te podría brindar información, necesaria y relevante, para detectar a tiempo dificultades como la dislexia, el trastorno por déficit de atención / hiperactividad o los desafíos sociales y emocionales.

Si esto, lo detectas y resuelves temprano, serán muy pocos o casi nulos, los problemas a los que podría estar expuesto tu niño, tanto en su aprendizaje como en el área social o emocional.

Así mismo, en caso que no haya dificultades, y detectes aspectos sobresalientes, ya sabrás qué capacidades estimularlas, fomentarlas.

Bien, estas fueron las sugerencias que nos dio la investigadora en desarrollo de talentos Camilla Benbow para alentar el logro y la felicidad de los niños.

Bien queridos padres, si has llegado hasta aquí, te agradezco por tu tiempo y te felicito por ser de un padre o madre que se capacita. Por favor, tómalo en cuenta y no olvides compartir, darle me gusta, que con esto me estarías dando la ayuda que necesito para seguir publicando más información como esta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba