Berrinches, retorcerse en el suelo, sucediendo una y otra vez. Antes de pensar que algo malo pasa con tu niño o niña, conoce las causas de la mala conducta.

No saber qué le está pasando, por qué lo hace, es sinceramente frustrante. Y cuando esto sucede constantemente, nos lleva a pensar que algo malo está pasando con él, que tal vez tiene hiperactividad y que necesita de un psicólogo o psiquiatra infantil. Sin embargo, si nos adentramos en las raíces de la mala conducta, podemos prevenir y evitarnos tantos sufrimientos.

Soy Guillermo Cieza y hoy te enseñaré a identificar las posibles causas de los berrinches, del mal comportamiento de tu hijo para que así puedas hacer algo al respecto. Te cuento, son muchos los factores que influyen en el comportamiento de un niño, pero en estas ocasiones veremos algunos que son más comunes que otros.

Malos hábitos de sueño: la biología de la mala conducta

Recuerda el día que dormiste poco. Vamos, recuérdalo. ¿Cómo te sentías?, ¿cómo estabas de ánimos? De seguro que ese día estabas mucho más propensa, propenso a la irritabilidad, a la agresividad, al descontrol. Es decir, era más fácil que te enojes ¿por qué? Las horas de sueño influyen en el control de impulsos. Ahora, si a ti, que eres adulto, adulta, te afecta, pese a que ya tienes desarrollada la corteza pre-frontal, que es el órgano cerebral que se encarga del control de impulsos, imagínate tu niño; en él ese órgano está primitivo.

Es decir, biológicamente, su cerebro aún no está en condiciones óptimas de tener un adecuado control de impulsos ni de controlar una mala conducta. En él será mucho más difícil que tenga una buena conducta si es que duerme menos de lo que necesita. Es decir, si tu hijo no duerme lo necesario, de seguro que no tardará en emitir malas conductas, ya sean verbales o físicas.

Así que averigua cuántas horas necesita dormir tu hijo de acuerdo a su edad y ayúdale a dormir la cantidad de horas que necesita. Aunque no lo creas, eso ayudará mucho.

Escaso ejercicio físico:

¿Cómo te sientes después de bailar, de hacer gimnasio, de jugar vóley o después de la actividad física que más te guste? Desestresada, relajada, tranquila ¿no?. El ejercicio, el desgaste físico nos regula a nivel emocional y eso se refleja en nuestras conductas. Para los niños es mucho más importante esto; ellos tienen mucha energía y si no la canalizan adecuadamente es muy probable que se exprese mediante manifestaciones de agresividad o cualquier otra mala conducta. Así que, favorece oportunidades para que tu hijo haga lo que más le gusta o le debería gustar. Jugar, sudar.

Exceso de T.V.

Descubre como el uso de la tecnología influye en las conductas agresivas de niños

Las horas de horas frente a una pantalla, sobreexcita el sistema nervioso, genera ansiedad. La T.V o cualquier pantalla ya sea de computadora, Smartphone, Tablet, etc. Son poderosos excitadores del sistema nervioso, aquellos niños que ven más de 2 horas se están sobreexcitando, lo cual  influye de manera muy importante en el desarrollo de conductas impulsivas, agresivas y de problemas de atención – concentración. Si no crees que esto puede generar malas conductas, has la prueba (pero contigo, no con tu hijo). Mira varias horas una pantalla  y estudia cómo te sientes. Te aseguro que no es favorable ese estado emocional. Así que a regular las horas de exposición a pantallas a un máximo de 2 diarias.

Clima Familiar Conflictivo (Mala conducta asegurada)

Cómo un niño va a tener un buen comportamiento si en casa continuamente presencia los gritos, los ataques, falta de respeto de las personas que supuestamente son el ejemplo. Ahí serían los mismos padres quienes están enseñando, propiciando los berrinches, las agresiones, las pataletas.  Si lo deseas, conoce más sobre lo que puede producir el clima familiar conflictivo, en este artículo sobre el estrés tóxico.

Escaso juego con tu hijo:

¿Recuerdas lo que más querías, lo que más necesitas de niña? ¿Acaso no era La atención, el tiempo de tus padres?, el interactuar, el jugar con ellos? Recuérdalo! interacción, tiempo de juego con ellos. La única manera que tiene tu hijo para medir tu amor hacia él, es tiempo de interacción, sobretodo, tiempo de juego. Si él cree no tener tu atención, hará muchas cosas con tal de obtenerla, incluso malas conductas. Así que a jugar con tu hijo y no se trata de cantidad, sino de calidad, con media hora diaria estará bien.

Desautorización: cuando la mala conducta es lo que conviene.

Si tienes 2 jefes de igual rango, uno te dice, necesito que toda esta semana salgas 2 horas más tarde y el otro te dice, has sido un muy buen empleado, tómate toda esta semana, tendrás unas pequeñas vacaciones pagadas. ¿Cómo te sentirías?, ¿A quién le tomas la palabra?, ¿Realmente estás respetando la autoridad, o estás haciendo lo que te conviene?

Algo parecido sucedería con tu hijo. Le confundirías, y él optaría por lo que más le conviene. No estaría obedeciendo a la autoridad, estaría haciendo lo que a él le conviene. Y en muchas ocasiones lo que le conviene es realizar malas conductas. Para el son solo conductas divertidas, los afectados somos los adultos.

Tengan mucho cuidado padres, cuando un padre desautoriza al otro, le está diciendo indirectamente a su hijo o hija que:

  • Hay alguien que le apaña el mal comportamiento
  • Ese comportamiento no es malo, por eso le perdonan el castigo
  • Está bien desobedecer a las figuras de autoridad.

Complacer en todo

Por último, esto es lo obvio, obviado. Cómo nuestros hijos podrían tolerar y manejar las emociones negativas que causa la frustración, si jamás le exponemos a frustraciones. Si accedemos a todas sus peticiones o a la mayoría, estamos creando el clima perfecto para una mala conducta. Ellos tienen que estar expuestos a estas situaciones paulatinas de frustración, para que tengan la oportunidad de aprender a manejar las emociones que conlleva esto. Caso contrario, harán los berrinches, las pataletas, etc.

Estimados padres que se capacitan, te dejo una infografía que puedes leer y compartir, donde está resumido

Causas de la mala conducta
7 causas más comunes de la mala conducta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba